BrLab 2016

Presentación Spcine

Spcine y BrLab: Intercambio de conocimiento y convergencia de acciones

En el cine y en el audiovisual todo empieza con una buena historia. Con un argumento original, personajes bien delineados y un tema pertinente ya es posible hilvanar un guion, retrabajarlo sin reservas y comenzar el camino dentro del ciclo de producción. El Brlab nació para perfeccionar el principal activo de la obra audiovisual, la espina dorsal desde donde se desdoblan otros ejes y para dar subsidios técnicos a su desarrollo como lenguaje y modelo de negocio.

Spcine se enorgullece de ser aliada de este evento por tercera vez consecutiva. Aunque el período sea corto, acompañamos la evolución de los proyectos, la aparición de nuevas narrativas y la adhesión escalonada de proponentes. En el último año, el BrLab recibió 84 inscripciones más, sumando 323, lo que representa un espectro de producción aún mayor en Brasil y el continente sudamericano. El audiovisual es un organismo vivo, latente y mientras haya espacios que proporcionen apoyo a la creatividad habrá producción.

Entre los inscritos, se seleccionaron 14 proyectos para participar en el programa: siete brasileños y siete extranjeros. Entre los nacionales, tres son genuinamente de São Paulo y uno es una co-producción Río-São Paulo. Las cifras reflejan la fuerza de la producción creativa de São Paulo, conocida en el territorio nacional como un granero de buenos guiones.

En 2016, BrLab presenta una novedad, fruto de la alianza con Spcine. Se trata del LAB Spcine, un formato de taller que la empresa de São Paulo pasa a firmar en eventos audiovisuales patrocinados y apoyados por ella misma. La propuesta de la actividad en el BrLab es capacitar a productores principiantes para el mercado cinematográfico internacional. El encuentro pondrá frente a frente a los realizadores con profesionales especialistas en el asunto; entre ellos, Rodrigo Teixeira, Paula Cosenza, Sandro Fiorin, Tatiana Leite y Diana Almeida. Es una iniciativa enriquecedora que pone en acción a uno de los frentes de Spcine, el de la formación, considerado un cuello de botella histórico del sector.

2016 ha sido un año con aliento. Después de un 2015 intenso, señalado por la inauguración oficial de Spcine y la elaboración de sus principales metas, diversas acciones y políticas se hicieron realidad y comenzaron a formar parte del cotidiano de la población y de los realizadores. El Circuito Spcine de Cine entregó 18 salas pasando a ser la mayor red de espacios públicos de exhibición del país. Más de 200 mil personas ya pasaron por las más de tres mil sesiones. São Paulo Film Commission, departamento de Spcine responsable por la centralización de los pedidos de filmación en la ciudad, también levantó vuelo desde que su decreto entró en vigor el día 16 de mayo. Fueron más de 370 solicitudes recibidas y más de 1.679 locaciones aprobadas. Por los datos del área, el mercado audiovisual movió R$ 193 millones y generó 12.862 puestos de trabajo. En paralelo, la empresa municipal continuó invirtiendo en otras acciones, pliegos de condiciones y programas de inversión enfocados en producción, distribución, games, cortometrajes e incluso doctoring para guion. Eso sin contar el patrocinio y apoyo a los festivales, muestras y eventos del sector.

Son cifras y datos superlativos que atestan la fuerza del mercado y la importancia de las políticas públicas incentivadas por Spcine. El Brlab tiene un papel fundamental en la construcción de esta trayectoria por ser, como ya se ha dicho aquí, el manantial de las buenas historias que, como ya se sabe, es por donde todo empieza.

 

Alfredo Manevy

Director-presidente de Spcine